CASA EN EL BOSQUE

Galicia

En una construcción abandonada del S.XVII se proyecta una vivienda y un taller de artista. El programa requerido excede de la construcción existente y hace falta realizar una ampliación a la antigua construcción. Ante el dilema entre la integración silenciosa a través de una ampliación mimética que reproduzca la antigua construcción de piedra o la construcción de un elemento moderno, independiente y ajeno a la construcción existente, se opta por una solución híbrida. Por un lado el proyecto rechaza la falsa imitación falsa de lo antiguo y propone la ampliación requerida como un volumen abstracto: una caja negra de aluminio que se posa sobre el cobertizo derruido de la casa. El volumen se aleja un metro de la casa garantizando la independencia entre lo nuevo y lo antiguo. Este movimiento también permite mantener las espectaculares vistas a la montaña desde la entrada de la casa a través de los vidrios que separan la ampliación. Por otro lado, la caja negra, a pesar del contraste de materiales con la antigua construcción, consigue integrarse, en lugar de destacar, desapareciendo de la vista desde lo lejos y perdiéndose en las sombras del bosque.

Como vivienda vacacional, la antigua construcción (muros de cantería gallega de piedras de granito de 100 kg y 70 cm. de espesor) tiene el inconveniente de la lentitud para calentarla. En contraste, el nuevo volumen (de obra de fábrica, aislamiento, cámara de aire, fachada de aluminio y cubierta plana invertida), que alberga dos dormitorios y un baño, tiene un comportamiento energético opuesto que permite calentarse muy rápidamente haciendo mucho más confortable los primeros momentos de llegada a la casa en estancias cortas hasta que se calienta el resto de la vivienda.

Equipo de arquitectura y dirección de obra: OHLAB con Pedro Oliver

 

CASA EN EL BOSQUEAdmin Ohlab